10 de junio de 2010

Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein, Pita Amor (Ciudad de México, 30 de mayo de 1918 - Ciudad de México, 8 de mayo de 2000)

"Sola yo estoy y llena de inquietudes; cada día me interno más adentro;
mis defectos atraen a las virtudes;

de un misterioso círculo soy centro.

El cansancio que tengo es infinito;
todo el dolor del mundo lo he probado;

un laberinto de ansiedad habito

y a tientas me revuelvo en lo intrincado".


Soy vanidosa, déspota, blasfema,
Soberbia, altiva, ingrata, desdeñosa;
pero conservo aún la tez de rosa.

La lumbre del infierno a mi me quema.

Es de cristal cortado mi sistema.

Soy ególatra, fría, tumultuosa.

Me quiebro frágil como mariposa.

Yo misma he construido mi anatema.

Soy perversa, malvada, vengativa.

Es prestada mi sangre y fugitiva.
Mis pensamientos son muy taciturnos.

Mis sueños de pecado son nocturnos.

Soy histérica,
loca desquiciada;

pero a la eternidad ya sentenciada.


Ya soy criatura sin piel: el polvo me la ha robado,
brutalmente la ha arrancado y ahora lo cubre a él.
Mira, polvo, eres cruel:

de fango me has
construido,

a mi alma diste sentido
y te va a nutrir mi muerte.
¡Dame otra piel que liberte este cuerpo escarnecido!

Shakespeare me llamó genial
Lópe de Vega infinita

Calderón, bruja maldita
Y Fray Luis la episcopal;

Quevedo, grande inmortal
Y Góngora la contrita.
Sor Juana, monja inaudita
y Bécquer la mayoral.
Rubén Darío, la hemorragia

La hechicera de la magia.

Machado, la alucinante.

Villaurrutia, enajenante

García Lorca, la grandiosa.

¡Y yo me llamé la Diosa!

2 comentarios:

Omelette dijo...

Pita me fascina, se cuenta que en coyoacan vendia poesias por 10 pesos, te juro que le hubiera comprado tantos hubiera podido comprarle...

Nuestras Miradas... Sonrien. dijo...

Así pasa con estos escritores. uno nunca sabe si sus letras trascenderán. Mientras tanto sólo queda disfrutarla en cada lectura. Saludos